Grasa abdominal: ¿conoces el método japonés para eliminarla?

Aunque lucir panza, flotadores o como quieras llamarle, puede parecer solo un problema estético, en realidad es algo que va mucho más allá, ya que es una cuestión de salud.

Por ello, encontrar una manera de eliminarla es sumamente importante.
Peligro
Un abdomen plano no es cuestión (solamente) de vanidad: es algo necesario para llevar una vida más sana y longeva.
La grasa abdominal puede presentarse incluso en personas que estén en línea y dentro de un peso saludable.


La grasa visceral es mucho más nociva que la subcutánea. Se trata de una grasa que tiende a aumentar cuando las vísceras no pueden tolerar la entrada masiva de nutrientes, principalmente carbohidratos y ese excedente se transforma en grasa.

Esto es el paso previo a un hígado graso, un corazón graso o un páncreas graso. Además, esta grasa visceral es más capaz que la grasa de tipo subcutáneo de producir sustancias proinflamatorias. Esto genera un estado que predispone a diversas patologías muy graves, como la diabetes o los trastornos inmunitarios.

Por qué se acumula
Varias razones propician la acumulación de grasa abdominal.
-En primer lugar, existe un componente genético que determina la distribución de las grasas en el cuerpo.
Este aspecto también desempeña un papel muy importante en la relación con el nivel de saciedad de cada individuo. Aquellas personas que por genética comen más, tienden a acumular más grasa abdominal. Por ello, si en tu familia varios integrantes acumulan grasa abdominal, es posible que tú también tengas esta tendencia.


-El estrés también es un factor que contribuye a la aparición de la grasa abdominal, porque estimula la producción de la hormona cortisol, una hormona lipogénica que transforma la grasa en adipocitos (células adiposas). Justamente la zona del cuerpo que tiene una mayor cantidad de receptores de cortisol es el abdomen.

-El tercer aspecto que puede llevar a la formación y acumulación de grasa abdominal es la falta de sueño.
Dormir es de importancia fundamental para el organismo. Con las horas apropiadas de sueño, el cuerpo puede centrarse en la recuperación del desgaste producido por la actividad del día anterior y utilizar la energía en la regeneración de los órganos y la musculatura.

Por el contrario, la falta de sueño reduce el nivel de la hormona leptina y aumenta la hormona grelina, que en situaciones normales es la que estimula el apetito. Como la grelina es también una hormona indispensable para mantenernos despiertos, las personas que duermen poco o los trabajadores que trabajan en turnos nocturnos suelen tener más ganas de comer. Diversos estudios indican que las personas que duermen solo 6 horas diarias, tienen un 27% más de probabilidades de tener obesidad que aquellas que duermen alrededor de 8 horas.


-La mala alimentación es otra de las causas de la acumulación de la grasa abdominal. Una alimentación basada en productos procesados y ultraprocesados, rica en carbohidratos refinados y pobre en grasas insaturadas propicia no solo la acumulación de la grasa abdominal, sino también la obesidad en general.

-Los aspectos hormonales también son decisivos en la acumulación (o no) de la grasa abdominal. La actividad de la glándula tiroides, la sensibilidad a la insulina, la presencia o ausencia de hormonas como la ghrelina o la leptina, la relación testosterona-estrógenos o la cantidad de hormonas del estrés, son otros aspectos que participan en la acumulación de grasa abdominal y la regulación del peso.

-La ingesta de bebidas alcohólicas aumenta la posibilidad de acumular grasa abdominal, cuando se combina con los otros factores mencionados anteriormente.


-Algunos medicamentos pueden influir en el almacenamiento de grasas, cuando son consumidos por un tiempo prolongado.

-El sedentarismo es también una causa de la acumulación de grasa abdominal y puede considerarse la fundamental, porque la ausencia de actividad física hace que el metabolismo sea más lento y el gasto de calorías sea menor.

El ejercicio es una de las mejores maneras de mantener el metabolismo activo y quemar grasa. Algunos estudios señalan una relación directa entre los entrenamientos de alta intensidad por intervalos y la pérdida de grasa abdominal.

Un método que viene desde el Oriente

Existen muchas maneras de reducir la grasa abdominal. Algunas, como las “dietas milagrosas”, no son efectivas y en realidad traen más problemas que soluciones.

Las rutinas intensas de ejercicio son eficaces, pero a muchas personas se les dificulta realizarlas por el escaso tiempo del que disponen. En otros casos, no pueden acceder a ellas por condicionantes físicos.

En Japón nació, de casualidad, el “oxigercicio”, cuando al famoso actor Miki Riyosuke, quien sufría de dolores de espalda, le recomendaron una serie de ejercicios básicos de respiración, con el fin de fortalecer la zona lumbar y abdominal, evitando así las dolencias.


Como un inesperado efecto secundario, el actor perdió 13 Kilogramos de peso y redujo 13 centímetros de cintura, con sólo dos minutos diarios, ejercitándose por 50 días.

El ejercicio es eficaz porque la grasa está compuesta de oxígeno, carbono e hidrógeno. El oxígeno que inhalamos llega a las células de grasa y logra descomponerlas en sus partes (carbono y agua). Por ello, cuanto más oxígeno use el cuerpo, más grasa se quemará.

Cómo practicar el método japonés
1 Aprieta los glúteos y pon un pie al frente de tu cuerpo, dejando el 90% de tu peso en el pie de atrás. En esta posición, inhala durante tres segundos, mientras levantas los brazos sobre tu cabeza. Al exhalar, aprieta los músculos de todo el cuerpo, mientras liberas todo el aire por siete segundos. Repite este proceso de dos a cinco segundos cada día, para obtener beneficios rápidamente.

2 Para la segunda técnica, párate en puntillas, con los pies ligeramente separados, mientras aprietas los glúteos. Coloca una de tus manos en tu abdomen bajo y la otra en tu espalda baja, con la palma hacia atrás. En esta posición, inhala durante tres segundos mientras metes la barriga; luego exhala durante siete segundos, metiendo la panza, pero ahora con más intensidad. Esta técnica debe repetirse de dos a cinco minutos al día, para lograr bajar de peso rápidamente.

Como ves, es algo muy sencillo de hacer, lleva poco tiempo y lo puedes realizar en tu propia casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *