El arte de querer con huevos

«A mí me enseñaron a querer con huevos, me dijeron que las cosas se arreglan, que lo que se rompa no se tira, que cuando quieres a alguien te quedas hasta el final, hasta agotar todas las opciones, hasta que el cansancio se pose sobre tus cejas.

A mí me enseñaron a querer a lo pendejo, a ser valiente, a no medirme y entregar el corazón por completo aunque jamás regrese de la misma manera, me enseñaron a darlo todo sin esperar nada a cambio.

A mí me enseñaron que estar con alguien es el compromiso más grande que puede haber, que las mariposas en la barriga y esas mamadas son lindas, pero no lo son todo, que a veces el amor también requiero sacrificios y aguantar tormentas.

A mí me enseñaron que ya no estoy para amores mediocres, que debo ser intolerante con los amores medianos, que esos que usan pretextos como la lluvia, la distancia y la falta de tiempo no tienen espacio en mis días.

A mí me enseñaron a querer con huevos, a sentarme bajo la sombra de los árboles, a tener citas bajo las estrellas, tardes en los columpios, caminatas sin rumbo, pláticas en la madrugada, paseos en los museos y hasta incluir tacos y cervezas.

A mí me enseñaron a querer sin miedo, a enamorarme como si fuera la primera vez en cada ocasión, porque me da más miedo convertirme en lo que me hizo daño y andar escondiéndome cada que el romance toque mi puerta.

A mí me enseñaron a querer con huevos, a no prostituir mi cariño, a valorar mi soledad para que solamente pueda quitármela quien también sabe querer con huevos”.

-Emmanuel Zavala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *