Bebé desapareció de la nada en 1995, 21 años después la madre se dio cuenta de la gran mentira del padre


Si ya has sido padre, sabrás que, al momento de nacer, tu hijo se convierte en el nuevo centro de atención. Todo lo que hacemos, lo hacemos impulsador por el amor que sentimos por ellos.

Ahora bien, la realidad muestra que, muchas veces, nuestros enemigos se esconden en nuestra propia casa. Rara vez sucede que los hijos no están bien cuidados ni siquiera con sus propios padres. Aunque parezca extraño, puede llegar a darse este caso, más de lo que nos imaginamos.

Este fue el caso de María Mancía, a quien le tocó vivir esta pesadilla en carne propio. Ella vivía con su esposo y su hijo en Rancho cucamunga, California, Estados Unidos. Los tres vivían muy felices en aquella casa. Sin embargo, cuando su bebé apenas tenía 18 meses, desapareció de su casa. No fue sino 20 años después cuando llamaron a su puerta y se descubrió toda la verdad.

El bebé de María tenía solo 18 meses cuando desapareció en el 1995. En la casa no había rastro de nada. De inmediato la policía comenzó una búsqueda del bebé, aunque les era muy difícil. Puesto que no había documentos ni fotografías del niño, la búsqueda se dificultó todavía más. Lo único que el secuestrador no se había llevado era una foto a blanco y negro que la madre siempre tenía encima.

Su propio padre lo secuestra

Después de varios días investigando, se dieron cuenta que el propio padre del niño, Valentín Hernandez, lo había secuestrado. En este caso, cualquiera pensaría que eso haría la búsqueda más fácil, pero era todo lo contrario. Rápidamente, le perdieron el rastro a Valentín y al bebé, era como si hubieran desaparecido del planeta.

Después de mucho tiempo de búsqueda, la policía no lograba nada con este caso. De modo que, luego de tratarlo varias veces, tuvieron que cerrar el caso. Esto fue algo que le partió el alma a María, pero debió aceptarlo. Sin embargo, ella nunca perdió la esperanza de que algún día lo encontraría, pues él estaba en algún lugar.

Surge una nueva pista

Las personas de la localidad estaban muy al tanto de lo que le había ocurrido a esta mujer y su bebé. Por tal razón, tan pronto encontraron una nueva pista, supieron que podía estar relacionada con su caso. Inmediatamente se lo hicieron saber a María y ella puso manos a la obra, aunque había pasado muchos años.

La nueva pista los llevó a la ciudad de Puebla, en México. Entonces, con mucha prudencia la policía investigó al bebé, que ya era todo un hombre, y le realizó una prueba de ADN. Con esta prueba se determinaría si el chico era el hijo de María. Por otro lado, su padre continuaba desaparecido.

Una gran mentira

El padre de Steven le había mentido al chico, diciéndole que su madre los había abandonado. Sin embargo, la verdad no tardó en salir a la luz. Steven Hernandez, volvió al estado de California para recontarse con su madre 21 años después de su separación. En el siguiente video podrás ver el emotivo encuentro que tuvieron.


Para la sorpresa del chico, no solo conoció a su madre, también a sus 4 hermanos menores. Ahora Steve quiere estudiar derecho en los Estados Unidos y permanecer cerca de su familia biológica. Por otro lado, se desconoce si el padre de Steve sigue con vida, pues desapareció cuando Steve ya era adulto.

Esta historia es una clara muestra que lo último que se debe perder es la esperanza. Esta madre siempre se mantuvo esperando para poder reencontrarse con su hijo y lo logró. Si nosotros tampoco nos rendimos, seguros que lograremos nuestro objetivo. Si te ha parecido una historia conmovedora, compártela en tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *