9 cosas que NUNCA debes hacer por un hombre. Te arrepentirás toda tu vida

No tiene nada de malo apoyarlo, alentarlo, o incluso mimarlo para que se sienta amado y valorado. Pero irnos al extremo y olvidarnos por completo de nosotras mismas, lamentamos decirte que no puede traer NADA bueno.

Por eso hoy te vamos a compartir las diez cosas que JAMÁS debes hacer por un hombre, sin importar que estés perdidamente enamorada de él.

10.- Cambiar tu físico con tal de agradarle
Si tienes ganas de adelgazar, hacer ejercicio, cambiar tu imagen e incluso recurrir a una cirugía, es perfectamente válido que lo hagas porque TÚ lo deseas. Pero hacerlo por cumplir sus expectativas o por los comentarios que pudiera llegar a hacer sobre tu aspecto, eso sí no se lo debes permitir.

9.- Rogarle
Hay un dicho muy cierto: “uno debe querer hasta donde la dignidad te lo permita”, y si estás en el punto de tener que rogarle a un hombre por amor, es obvio que el límite ya se pasó. El amor se da o no; no se puede mendigar, aparte de que hacerlo significa que estás poniéndolo a él antes que a tu autoestima y tu valor.

8.- Querer solucionarle sus problemas
No importa si sus problemas son económicos, laborales, con su familia o sus amigos, el que quieras resolvérselos lo único que puede ocasionar es que sienta que no confías en él o, por el contrario, lo acostumbres a no hacer lo necesario para salir adelante por sí mismo.

7.- Tener intimidad a la fuerza
Sí, aún hay muchos hombres que chantajean emocionalmente a las mujeres para tener intimidad con ellas. Si quieres tener relaciones con tu chico debes estar 100% convencida de ello, de lo contrario, por más que te diga que es una forma de demostrarle tu amor no debes ceder. En todo caso lo que deberías hacer es dejarlo.

6.- Darle regalos costosos sin motivo
Lo primero que debes saber es que el amor no se compra… Así que el que quieras estarle haciendo regalos costosos sin que haya una ocasión que lo amerite, no tiene razón de ser. Si haces esto y es un hombre recto, podrías ahuyentarlo al sentirse abrumado, y si resulta que está muy feliz de recibirlos, lamentamos decirte que es muy probable que sólo se esté aprovechando de ti.

5.- Mentir
Hay ocasiones en que los hombres consiguen hábilmente convencernos de mentir por ellos, aun cuando eso pueda meternos en problemas. No importa el tamaño de la mentira, un hombre que realmente te aprecia jamás te pondría en una situación parecida.

4.- Sacrificar tu vida personal y profesional
Nunca nadie debe dejar sus intereses personales y profesionales por nadie, y esto aplica también para las mujeres. Es muy común que cambiemos nuestros planes ante la posibilidad de ver a esa persona especial, ya sea tu conquista, tu novio o incluso tu esposo, y dedicarnos por completo a él. A la larga esto sólo te va a hacer sentir frustrada e infeliz, y por lo mismo no podrás hacerlo feliz.

3.- Perdonarle una infidelidad
Aun cuando es un tema muy delicado y las circunstancias varían de pareja a pareja, la realidad es que si tu chico fue capaz de traicionar tu confianza por un rato de placer, quiere decir que no te valora y eso es motivo suficiente para que consideres no seguir avanzando con él. Si decides perdonarlo, debemos advertirte que es muy probable que la incertidumbre y la desconfianza siempre estén presentes.

2.- Ser su salvavidas
A la mayoría de las mujeres nos ha pasado al menos una vez, que estamos 100% disponibles para un chico que nos encanta, y pensamos que escucharlo y aconsejarlo con sus problemas nos hará ganar puntos, o creará un lazo que pudiera convertir la relación en algo más, pero te tenemos malas noticias: en la mayoría de los casos esto sólo se reduce a que él te ve como su confidente o como alguien con quien puede desahogarse de sus problemas, para al final irse a buscar una relación con otra.

1.- Decirle: ¡Te lo dije!
Las mujeres somos especialistas en querer tener siempre la razón, pero no hay nada más frustrante para los hombres que les restreguemos en la cara su error. Esto no sólo te hace ver como que quieres evidenciar que eres más lista que él, sino que además lo haces sentir peor de lo que probablemente ya se sienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *